El huerto del alma

El alma es como un huerto y debemos procurar que crezcan estas las plantas de las virtudes, y regarlas para que no se pierdan, sino que vengan a echar flores y así se venga a deleitar muchas veces a esta huerta nuestro Señor.