San Juan de la Cruz, comentando el poema de la Noche en el Libro de la Subida del Monte Carmelo, describe así el medio para “purificar” nuestra alma, que para él, es toda la persona.