Panajachel 21 de marzo de 2019

Guatemala”…dulce cara patria” (M. A. Asturias).

En el proyecto arqueológico Talkalik Abaj, en Retalhuleu, Guatemala, se encuentran muchas piezas fragmentadas y hay que tener mucho cuidado al recogerlas y darles el tratamiento adecuado para recuperarlas. El restaurador de cerámica prehispánica es como un traumatólogo. En Talkalik Abaj se han encontrado cientos de instrumentos musicales. Un conocido restaurador guatemalteco probó hacer un silbato, pero no le salió el sonido. Le pareció que bastaban dos agujeros, pero no fue así. Pudo examinar los instrumentos musicales mayas en el Museo Popol Vuh. Se dio cuenta que pequeños detalles son los que cuentan, porque son los que permiten producir sonido. Este restaurador hizo más de cien intentos. Los mayas fabricaron instrumentos para imitar los sonidos de la naturaleza-el correr del agua de los ríos y el vaivén de las hojas de los árboles, por ejemplo-, también sacaban melodías o conjuntos armónicos. En el departamento de Petén se encontró una flauta con seis agujeros de digitación, y con eso se puede hacer maravillas. Cuando se hace una demostración de ejecución de los instrumentos musicales, todos basados en la cultura maya, primero se pide permiso al cielo. Al hacerlo uno también se siente más seguro. Jesús María Sarasa.