Monasterio del Dulce Nombre de Jesús San Salvador, El Salvador

Nuestro origen

Procedemos del Monasterio de Querétaro, México. Llegamos a El Salvador: 7 de octubre de 2013. Nuestra comunidad madre está en Querétaro, México. De allá nos llamó el Señor, pidiendo a través del arzobispo y de nuestros frailes una fundación para El Salvador. Después de unos años el 3 de enero del 2013 dijimos que sí, y se formó un equipo fundacional con 8 hermanas, de todas las edades, desde los ochenta hasta los veinte.

Nuestra llegada

Llegamos a este país el 7 de octubre del 2013. Desde antes de llegar hasta el día de hoy hemos sido muy queridas!... y nos lo han demostrado con su cercanía, con su confianza al pedirnos oración, con procurarnos capilla y casa, alimento para el alma y para el cuerpo… en fin, de mil maneras.  

Nuestra servicio

También nosotras hemos ido conociendo un poco de su historia, cultura y estilo de vida; vamos siendo parte de sus gozos, esperanzas y dolores, haciéndolos nuestros, de manera especial en nuestra oración.

COMUNIDAD

Ya no somos las 8 que vinimos de México, ahora somos 9 con una novicia salvadoreña, la primera flor que Jesús escogió de este bello país.

trabajo

Nuestro trabajo aún no es algo fijo; hacemos varias cosas: vendemos maní, cirios pascuales, hacemos rosarios, decenarios, jalea de mango y de naranja… estas frutas, y algunas otras cosas las cosechamos de la finca que estamos pagando, y la mayor parte de la venta es gracias a la ayuda de NN.PP en sus parroquias.  

Nuestra casa

Actualmente vivimos en una casita prestada por una familia amiga, donde diariamente compartimos el Pan de la Palabra y el Pan de la Eucaristía  con las personas que se acercan.

Futuro

....próximamente, con la gracia de Dios y el apoyo de todos, lo haremos en Santiago Texacuangos, donde juntos construiremos el Monasterio: un corazón orante para la Iglesia, un campo de paz para nuestro país.